13 de abril de 2014

Enemigo mio



         No hay nada que nos una más que un enemigo común, no importa si el enemigo es injusto o lo somos nosotros. Unidos ganaremos las elecciones, recuperaremos nuestra tierra, aplastaremos a los herejes con la bendición de dios, nos vengaremos de ese o de aquel sin piedad, y todo lo que se nos ocurra, pero lo más importante es tener un enemigo. Nos da igual que sea un enemigo terrible, cruel, sanguinario, cercano, o quizá un enemigo imaginario y abstracto, cualquiera es bueno. ¿Qué sería de nosotros sin enemigos?, no lo quiero ni pensar. No puedo imaginar a una suegra sin el bala perdida de su yerno, al Barsa sin el centralismo del Real Madrid, a los americanos sin el peligro atómico de los rusos, a los gatos sin las torpes embestidas de los perros, al trabajador sin el yugo del empresario, ni a Dios sin la desenfadada concupiscencia de Satanás.     
                                                                                         
Podríamos hacer una lista de nuestros enemigos y si todos ellos fueran abducidos por una nave extraterrestre, por esas cosas del destino, posiblemente poco después aparecerían otros ocupando el lugar de los anteriores. Ante este escenario me atrevería a decir que la lucha contra nuestros enemigos no nos solucionaría ningún problema, es más, gastaríamos inútilmente unas energías que podríamos utilizar en otras cosas más placenteras como por ejemplo hacer el amor y no la guerra, que ya lo dijo Aznar; entonces, ¿donde está el problema?  Seguramente si miramos hacía adentro y deshojamos las capas que nos impiden ver, aparecerá la respuesta. 

Sartre acuñó la frase de "el infierno son los otros", intentando explicar las limitaciones de nuestra libertad por los otros, por las leyes y las normas que nos prohíben y nos marcan un camino obligatorio. Sería pretencioso contradecir a Sartre, pero añadiría que ese infierno, el otro, el enemigo, es una proyección de nosotros mismos y una escenificación de nuestro miedo hacia lo exterior. Si aceptáramos esta hipótesis, la confrontación contra el enemigo sería un error; debe haber otra manera de actuar en la que no haya vencedores ni vencidos y que nos permita converger en un mismo camino, y únicamente nuestra comprensión nos puede llevar hacia él. 

Un gran reto para superar el síndrome del enemigo es sin duda la convivencia con nuestro enemigo íntimo, con nuestra pareja. Cuantos factores deben encajar para que una relación de pareja no sea un infierno y cuantas batallas silenciosas debemos disputar y ganar, como la de reactivar nuestra curiosidad por todo lo que nos rodea, la necesidad de acrecentar nuestra consciencia para conquistar lo invisible y el adiestramiento para domesticar nuestro orgullo y dejar de defender a capa y espada el honor de ese impostor que siempre sale muy poco favorecido en las fotos del carnet de identidad, y todo esto hay que hacerlo por duplicado. Es una verdadera prueba de fuego.

 No lo entiendo, juro que antes de que se colara este tratado de filosofía barata con reminiscencias de Elena Francis, iba a contar por qué Pancho, mi gato, estaba interesado por el estado de salud de mi perro Diego, pero bueno, creo que la sangre no llegará al río. Un día de estos les invitaré a comer, porque no existe casi nada que no se pueda solucionar sentados frente a una mesa, sin mucha luz, con un poco de charla tranquila y una copa de vino.

4 comentarios:

  1. Escribes unas entradas que me gustan bien.
    Hablando de enemigos me has hecho pensar en sí yo los tengo. Me refiero a los que responden si atacamos. Y bueno, alguna vez me he visto con algún rasguño y supongo que sería porque yo haría otro tanto.
    Normalmente pienso que solemos hacer como los animales salvajes, sobre todo, que los evitamos.
    Habelos hay pero... por ahí andan, jaja
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada como el betadine para los rasguños.

      Un beso

      Eliminar
  2. Vaya gato, yo diría que está metido en la mafia de lleno, hablando de los enemigos, ese seguro que tiene lista de espera. Un entrada muy filosófica y una canción preciosa
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una entrada muy real, la filosofía es el paradigma de la realidad.

      Un beso

      Eliminar

Steppenwolf